Primeros Auxilios Pediátricos en verano

1280px-Teddy-in-swim-ring¡Por fin ha llegado el verano! En esta época nuestros peques tienen más tiempo libre y más oportunidades para vivir aventuras. Como sabemos, eso también significa que a los papás les toca repasar el contenido del botiquín y los conocimientos adquiridos sobre primeros auxilios. Ante cualquier incidente hay que estar bien preparados, y saber qué hacer para evitar complicaciones hasta que pueda valorarlo el personal sanitario.

Nuestro kit de supervivencia tiene que permitirnos atender las pequeñas urgencias. No nos pueden faltar antisépticos tipo cristalmina o betadine para curar pequeños cortes o arañazos, unas pinzas para extraer alguna pincha o espina de la piel, gasas estériles para proteger alguna ampolla, termómetro y algún antitérmico como el ibuprofeno o el paracetamol, árnica y vendaje para golpes leves, algún antihistamínico para tratar posibles reacciones alérgicas, amoníaco para picaduras de insecto, linitul para las pequeñas quemaduras, etc…

Hay algunas ideas que todos deberíamos tener claras: ante un corte que sangra, lo primero que hay que hacer es tapar la herida con un trapo limpio para disminuir el sangrado. El mejor antiinflamatorio para los golpes es el frío local, aplicando hielo envuelto en una toalla o trapo, nunca directamente en la piel. Y cuando nos pica una medusa, debemos lavar la herida con suero salino fisiológico o agua salada, no con agua dulce ya que ésta puede empeorar la picadura; si los tentáculos son visibles, intentaremos extraerlos con pinzas (sin frotar), aplicaremos frío local durante 15 minutos y daremos un antihistamínico y un analgésico tipo paracetamol o ibuprofeno para el dolor.

No podemos olvidar que es mejor prevenir que curar. Así por ejemplo, para evitar las picaduras de mosquitos es mejor vestir ropa blanca, ya que los colores vivos y los oscuros, así como los perfumes, los atraen. Para no tener insolaciones o quemaduras solares, no tomaremos el sol sin protección ni en las horas de máxima intensidad solar (entre las 11 y las 17 h), beberemos abundantes líquidos, e hidrataremos bien la piel posteriormente con un after-sun.

Y, por último, es fundamental saber reaccionar con rapidez y eficacia ante un atragantamiento por cuerpo extraño en vía aérea o por un ahogamiento en la piscina o en la playa. Con ese fin, en el Hospital Vithas Medimar imparto de forma regular Talleres teórico-prácticos de Reanimación Cardiopulmonar Básica para padres y para todo aquel que esté interesado. Con todos estos consejos, podremos disfrutar con más seguridad con esos locos bajitos, tanto en verano como en invierno.

Publicado en la edición de Julio-septiembre de 2014 en http://www.masquesalud.es
Anuncios